¡Hola amigxs!

 

 

 

 

 

 

Junto con los preparativos para el regreso a clases y trabajo, hay que dejar los excesos del verano y tener cura, otra vez, de nuestra salud. ¡El salmón salvaje de Alaska acude al rescate!. El post de este mes va dedicado a los beneficios que aportan los productos del mar de Alaska a nuestra salud mental.

 

 

 Foto: @lilydiamond

Los mariscos, de hecho, abundan en EPA y DHA, dos omega-3, tipo especial de ácidos grasos poli-insaturados que traen beneficios a la salud del corazón, al sistema inmunológico y a la función del cerebro y son esenciales para la expansión del cerebro y el desarrollo de los infantes. 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: @driftersfish

 

 

Aunque los estudios se consideran todavía no concluyentes, empiezan a salir a la luz los detalles de la forma en que estos ácidos grasos tienen efectos en la función mental. 

 

 

 

 

 

 

Foto: @gourmetgirlcook

 

De hecho, estamos aprendiendo que los omega-3 que contiene el pescado puede ser útil tanto en el tratamiento de pacientes con depresión como las mujeres que sufren de depresión después del parto. Además, se observó que las personas con el desorden de bipolaridad tienen con frecuencia niveles significativamente más bajos de EPA y DHA que los que no tienen esa condición; estudios bien controlados con más pacientes mejorarían el apoyo para suplementar con EPA el tratamiento de los pacientes. 

¡Un trocito de salmón de Alaska cada día, de médico te ahorraría!

 

 

 

 

 

 

Foto: @lexiborr

 

 

¡Estad atentos a nuestras redes sociales ( Instagram, Facebook y Twitter ) ya que este próximo mes de octubre viene cargado de eventos!