Gestión de pesquerías

Gestión de la pesca del salmón salvaje de Alaska

pesca sostenible Alaska seafoodLa prohibición de pescar demasiado lejos de la costa, en zonas en las que podrían ser capturados de forma accidental demasiados salmones que se dirigen a otros ríos, y demasiado cerca de la costa, en zonas en las que hay grandes concentraciones de salmones y son por tanto excesivamente vulnerables.

La gestión de los recursos pesqueros de Alaska se adapta a las circunstancias de cada temporada de pesca y del día a día, y los responsables de dicha gestión pueden permitir o prohibir la pesca en determinadas aguas en función del comportamiento de los salmones, el nivel del agua y otras circunstancias.

pescador-en-accion-alaskaEste sistema permite discriminar razonablemente entre diferentes tipos de salmones, de manera que cada pesquería explota únicamente los salmones de una determinada migración. La concesión de un número limitado de licencias de pesca según un sistema de admisión restringida o “numerus clausus”, es decir, en el que no se conceden nuevas licencias, por lo que la persona interesada debe comprar una licencia antigua a otro pescador de salmón. Este sistema permite una gestión racional de los recursos pesqueros que protege el vigor de las poblaciones de salmón a largo plazo. Las artes de pesca, como las redes de cerco y de enmalle deben estar hechas de malla monofilamento que es menos visible. Las redes deben flotar en la zona superficial en donde se puede observar la pesca. Existen restricciones en cuanto a la longitud, profundidad y periodos de utilización de las redes. También está regulada la pesca al curricán (con anzuelos). No está permitida la utilización de redes de arrastre para la pesca del salmón. Las características de las artes y técnicas de pesca utilizadas prácticamente impiden la captura accidental de mamíferos o pájaros marinos.

pescadores-salmon-alaska
El objetivo fundamental es aplicar una política de explotación pesquera que se conoce como de “tasa fija de no captura” (“fixed escapement”). Esto significa que la gestión tiene como principal objetivo asegurar que un número suficiente de salmones que han alcanzado la madurez para desovar eviten ser capturados en el océano por la flota pesquera y logren desovar en los ríos, de manera que las poblaciones de salmón se mantengan en un tamaño que garanticen su supervivencia a largo plazo. Se pretende así mantener todos los años las cifras objetivo de desove para todas las poblaciones de cada una de las especies.

Toda forma de explotación por el hombre de los recursos de salmón, particularmente la pesca comercial, queda así subordinada a este principio director. Debido a la variabilidad intrínseca de fenómenos meteorológicos naturales como El Niño, el número total de salmones adultos que regresan a desovar puede variar. Para que el número de salmones que desovan se mantenga constante de una temporada a otra, cada año se ajustan las capturas comerciales a las condiciones existentes. La pesca del salmón se gestiona conforme a decisiones tácticas que se ajustan en tiempo real. Este sistema de gestión de la pesca del salmón implantado en Alaska que se adapta a las condiciones de cada temporada lo han imitado y elogiado responsables de gestión de recursos pesqueros de todo el mundo.

buque-pescando-salmon-alaskaAdemás, las decisiones de gestión de los recursos se toman cada temporada desde una oficina local en cada pesquería, por los biólogos que mejor conocen la pesquería en cuestión, y no desde una oficina central lejana. Este sistema permite al ADGF tener cuenta la variabilidad natural de las migraciones. El ADGF gestiona más de 15 000 ríos salmoneros en todo el estado. Las numerosas pesquerías de salmón existentes en Alaska están correctamente gestionadas y son la base de una potente industria pesquera y de procesamiento de productos pesqueros que es, con diferencia, el sector que más empleo genera en el estado. La mayor parte de los salmones capturados en Alaska se procesa en cientos de industrias en pequeñas comunidades pesqueras situadas a lo largo de los 76.000 Km. de costa de Alaska. Estos antiguos pueblos y ciudades dependen económicamente del salmón y tienen por lo tanto un enorme interés en continuar realizando una explotación sostenible de los recursos pesqueros a largo plazo.

 

Alaska Board of Fisheries

ADFG_logo

Es el organismo que establece la política, normativa y sistema de adjudicación de la explotación pesquera, y el departamento de caza y pesca del gobierno de Alaska (Department of Fish and Game, ADFG) realiza investigaciones biológicas y ejecuta las decisiones del ABF

El Salmón de Alaska y la fauna

Oso cazando salmón alaska seafoodLa abundancia de depredadores y carroñeros que dependen de salmón es un testimonio vivo del éxito de la política de gestión de los recursos pesqueros de salmón en Alaska. El salmón de Alaska es una parte importante e integral del ecosistema natural en que viven las mencionadas especies. A diferencia de lo que ocurre en otras partes del mundo. Las poblaciones de salmón de Alaska no están amenazadas o en peligro de extinción.