Métodos de pesca

pesca al curricán (troller)En el sudeste de Alaska los pescadores que se encuentran con los primeros salmones son los de la flota de pesca al curricán. Los palangreros (trollers) son pequeñas embarcaciones de pesca tripuladas por una o dos personas que pescan con varios sedales que llevan anzuelos con cebos naturales o artificiales. De todas las técnicas comerciales de pesca de salmón, la pesca al curricán es posiblemente la forma menos eficaz de capturar salmones, ya que las embarcaciones deben buscar los salmones en mar abierto. En cambio, en la pesca con redes los barcos esperan los salmones en las zonas de las rutas migratorias donde se sabe que tienden a formar barcos. Los trollers están autorizados a pescar más allá de los límites cercanos a la costa fijados para la pesca con red y generalmente se les permite pescar durante más días cada temporada

Pesca al curricán Alaska seafoodEl volumen de salmón capturado con esta técnica generalmente representa menos del 10% de las capturas totales de todas las especies de salmón de Alaska. El salmón pescado al curricán es menos abundante, pero de mayor calidad. Ningún otro pescado recibe tantos cuidados desde que abandona el agua hasta que llega a las manos del minorista. Antes de separar el pescado en anzuelo, se le da un golpe seco en la cabeza que lo inmoviliza para evitar que se golpee y sufra heridas o pierda escamas. A continuación se coge el pez por las agallas y se eviscera, y generalmente también se le desangra. Se rellena cuidadosamente el cuerpo y la cavidad de la cabeza con hielo y se coloca el pescado sobre una capa de manera que se facilite el drenaje de las cavidades corporales.

En la pesca al curricán los salmones son generalmente capturados en alta mar y se llaman brights, término que se emplea para designar a los ejemplares de aspecto reluciente que aún no han alcanzado la madurez y no están preparados para dirigirse hacia la costa.
Son peces atractivos, quizá algo más pequeños que los capturados con redes, pero en el apogeo de su etapa oceánica. La flota de pesca al curricán solo captura cantidades significativas de salmones plateados, reales y rosados, y los ejemplares de estas tres especies tiene un valor comercial más alto, siempre que hayan sido capturados por pescadores competentes. Las capturas de salmones mediante la técnica del curricán son mucho menores que las capturas con red.

El hielo restante se distribuye de forma que ninguna parte del pez esté en contacto con otro y para que los fluidos corporales del pez drenen con facilidad hacia la sentina de la embarcación, desde donde son bombeados y vertidos al mar. Si la embarcación dispone de congelador, el pescado se somete a una congelación ultra-rápida (blast-freezing) de manera similar a como se haría en tierra, y luego se glasea (inmersión en agua dulce para formar una capa de hielo) y se almacena cuidadosamente en la bodega del barco. Casi todo el salmón capturado al curricán se destina al mercado de salmón fresco, congelado o ahumado. Debido al reducido número de ejemplares capturados con esta técnica y su aspecto atractivo y uniforme, el kilogramo de este tipo de salmones es más caro que el de otros tipos de salmón de Alaska.

La mayoría del salmón de Alaska es capturado con redes de enmalle de diversos tipos. En la mayoría de los casos, las redes de enmalle se arrastran desde los buques pesqueros (pesca con redes de deriva), pero también se da la pesca con red fija, que se hace desde la costa (arte fija).

Pesca con redes de enmalleEn cualquiera de los tipos de pesca con redes de enmalle el objetivo es que la red forme una barrera en el agua que impida el paso a los peces. Éstos acaban por meter la cabeza en la malla y quedan atrapados al engancharse sus agallas en la red. La mayoría de las embarcaciones de pesca con redes de enmalle son pequeños barcos de uno o dos tripulantes.

Según la normativa del estado de Alaska, en la Bahía de Bristol estas embarcaciones no pueden tener más de 32 pies de eslora. Fuera de la Bahía la mayoría de las embarcaciones tienen entre 32 y 42 pies de eslora. Las redes utilizadas son de 900 a 1.800 pies (275 a 550 m) de largo, lo cual obedece a una decisión tomada por el estado de Alaska por razones de gestión de los recursos pesqueros.

pesca con redes de enmalle Alaska seafoodAlgunas embarcaciones disponen de instalaciones para transportar el pescado en hielo o incluso en cámaras refrigeradas. En algunas zonas, como en la Bahía de Bristol, en las que la pesca puede ser particularmente abundante, un barco pesquero puede verse obligado a regresar a tierra a descargar cada pocas horas, porque la pequeña embarcación no es capaz de transportar el volumen de captura que puede realizar en un día.

En estos casos, generalmente de divide la bodega del barco en varios compartimentos cada uno de los cuales lleva en su interior una bolsa de carga (“brailer bag”) de un tejido resistente. Cuando el barco de pesca coloca junto al buque de apoyo, las bolsas se izan cuidadosamente, se vacían en el buque de apoyo y se devuelvan al barco pesquero.Este sistema reduce la manipulación del pescado y su implantación ha permitido mejorar la calidad del salmón.

Pesca de cerco con jaretaEn el sudeste, centro y hasta el extremo oeste de la península de Alaska se capturan grandes cantidades de salmón con jábega, pero la pesca de cerco con jareta no está permitida en la costa oeste y norte, más allá de la Península de Alaska.
Los cerqueros con jareta son generalmente de mayor tamaño que los cerqueros de enmalle, pero la ley de Alaska establece que no pueden tener más de 58 pies de eslora. El mayor tamaño de los cerqueros con jareta les permite faenar en algunos fiordos y canales de Alaska que suelen estar expuestos a tormentas. La red de cerco se sitúa formando un círculo y se cierra con la jareta desde la parte inferior.

pesca-cerco-alaska

Como los salmones migran en bancos densos no es extraño que un cerquero capture entre 250 y 1.500 peces o más en una sola izada. Además, la tendencia que tienen los salmones a nadar y dar saltos en la superficie permite detectar la presencia del banco y seguir sus movimientos.
En un cerquero con jareta, excepto cuando están ocupados echando o recogiendo las redes, todos los tripulantes se dedican a otear el mar en busca de señales que indiquen la presencia de bancos.