Gestión de pesquerías

Gestión de pesquerías

Gestión de pesquerías Alaska seafood Todas las especies de pescado blanco de Alaska se capturan en el mar Bering y en el golfo de Alaska mediante prácticas sostenibles que permiten la conservación a largo plazo de los recursos.

Los científicos del National Marine Fisheries Service (NMFS), organismo estadounidense para la pesca marítima, llevan a cabo de forma continuada concienzudos estudios sobre aspectos relativos a la biología de las especies de pescado blanco de Alaska como por ejemplo, su entorno biótico y físico en el golfo de Alaska y el mar de Bering.

El personal de la International Pacific Halibut Commission (IPHC), realiza estudios similares sobre el fletán en diversos puntos de su hábitat, desde California hasta Rusia.

Salmon Alaska seafoodProfesionales del NMFS y de la IPHC, en colaboración con otros especialistas en biología marina de la administración pública y de universidades, calculan mediante métodos científicos la biomasa de las distintas especies y las tasas de incorporación natural de peces jóvenes a la población.

Así consiguen fijar de forma aproximada la fracción de dicha biomasa que se puede capturar de forma segura y sostenible. Se trata de un proceso metódico llevado a cabo aplicando los más avanzados modelos biológicos de pesquerías.

Los científicos del NMFS y de la IPHC prorratean, asimismo, los valores calculados entre las diversas zonas estadísticas de la costa de Norteamérica con arreglo a la abundancia de peces en cada una de esas zonas, denominados en inglés Acceptable Biological Catch (ABC) o capturas biológicamente acceptables (CBA).

Otros aciertos y ventajas del sistema de cuotas de pesca individuales en Alaska son los siguientes:paisaje Alaska seafood 4

  • Las pesquerías están rigurosamente controladas por científicos del NMFS y por funcionarios encargados de velar por el cumplimiento de la ley.
  • Se tiene en cuenta de forma explícita la variabilidad natural puesto que las cuotas son porcentajes de las CMP, que varían cada año, en lugar de porcentajes de una cantidad fija de pescado. La fracción que le corresponde a una persona no varía de acuerdo con las fluctuaciones naturales de las poblaciones de peces.
  • Se abandonan muchos menos aparejos en los caladeros porque la pesca se practica de forma menos compulsiva que antaño y se consigue así reducir la captura no deseada ocasionada por los aparejos abandonados
  • La calidad del pescado es mejor porque las cantidades que se pescan son más uniformes y ello permite una mejor manipulación a bordo y un procesado rápido; también se logra así reducir la cantidad de residuos.